Jornada Mundial por el Trabajo Decente. 7 de octubre 2021

«No hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo». «El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima de la persona».

Son algunas de las palabras del papa Francisco sobre el trabajo y su centralidad para la vida de las personas. El trabajo es medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Mediante el trabajo construimos la vida social y política y contribuimos al Plan de Dios para la humanidad. Si falta el trabajo, la dignidad humana está herida (…)

Estas palabras recogidas en la declaración fundacional de la Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente en mayo de 2015, promovida por entidades y organizaciones de inspiración católica, son las que dan sentido al trabajo que estamos promoviendo un grupo de instituciones, movimientos y asociaciones de nuestra diócesis. Llevamos siete años organizando el 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente, diferentes actividades con el objetivo de hacer visible esta realidad de precarización del empleo y tomar conciencia de que el desempleo, el trabajo precario, la desigualdad en el acceso a un trabajo decente y la limitación al ejercicio de los derechos humanos que esto supone, son un atentado a la dignidad humana.

Tanto los papas Benedicto XVI y San Juan Pablo II como el actual papa Francisco han denunciado en varias ocasiones esta realidad, de la misma manera que lo han hecho la Organización Internacional del Trabajo y las Naciones Unidas (a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible). Por ello, queremos responder al llamamiento que el Papa Francisco realizó en 2015 en defensa del Trabajo Decente, sumándonos a esta iniciativa evangelizadora de la diócesis, a la que toda la comunidad cristiana está llamada.

Os proponeros que en las celebraciones eucarísticas de los días 7, 8, 9 y 10 de octubre, pidáis por esta realidad sufriente para tantas trabajadoras, trabajadores y sus familias.

Además hemos organizado una celebración diocesana a la que están invitados todos los movimientos, grupos, parroquias, órdenes religiosas, creyentes y personas preocupadas por esta realidad el viernes 8 de octubre, a las 19:00 horas, en la Parroquia de Santa Sofía de Vila-real.

También podéis leer aquí y compartir nuestro manifiesto de 2021.

En Castellón, a 27 de septiembre de 2021

INCIATIVA IGLESIA POR EL TRABAJO DECENTE. DIÓCESIS DE SEGORBE-CASTELLÓN

Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón

Conferencia Española de Religiosos y Religiosas (CONFER)

Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad (FRATER)

Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC)

Pastoral del Mar (STELLA MARIS)

Pastoral de Migraciones

Pastoral del Trabajo

https://www.iglesiaporeltrabajodecente.org

Publicado en ITD | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ante el accidente laboral en el Puerto de Castellón

El pasado viernes 28 de mayo el buque mercante Nazmiye Ana volcó en el puerto de Castellón mientras se trabajaba en las labores de carga.

Ocurrió algo que no debería pasar, pero pasó. Personas trabajadoras como la tripulación del buque y los estibadores de la carga, sufrieron un sinestro laboral con el resultado de varios heridos graves, un fallecido y, de momento, un desaparecido.

Desde la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) Segorbe-Castellón queremos expresar nuestro ánimo y solidaridad con todos los trabajadores del sector que han sufrido este accidente laboral y especialmente con sus familias, que están sufriendo en estos duros momentos. Esperamos que el estibador que actualmente sigue ingresado mejore lo antes posible.

También queremos expresar nuestra solidaridad con toda la comunidad portuaria de Portcastelló y, especialmente, agradecer a todo el dispositivo de rescate el esfuerzo que han realizado y que siguen realizando para encontrar al estibador desaparecido.

Queremos dar las gracias a Stella Maris Castelló (Apostolado del Mar) por el acompañamiento que ha realizado a la tripulación del buque siniestrado: personas que se ganan la vida trabajando lejos de sus familias y que en estos momentos necesitan de una organización como Stella Maris que les acompañe.

También desde la HOAC Segorbe Castellón queremos denunciar las condiciones de precariedad laboral que sufren muchos marinos. Hoy en día, trabajar en la marina mercante no es lo que era hace cuarenta años. Muchos buques utilizan banderas de conveniencia, la tripulación, de países donde no tienen asegurados sus derechos laborales, cobran sueldos indignos. Trabajadores que muchas veces tienen que trabajar con una acusada fatiga laboral, en condiciones precarias y en buques con un dudoso estado de mantenimiento, jugándose la vida entre puerto y puerto.

Debemos defender unas condiciones de trabajo dignas para todos, poniendo a la persona por delante de los intereses económicos. Solo así evitaremos que existan sueldos indignos, entornos laborales con escasas medidas de seguridad y condiciones inhumanas de trabajo que pueden ocasionar que un trabajador, intentando ganarse la vida, desgraciadamente la pierda.

COMISIÓN DIOCESANA. HOAC SEGORBE-CASTELLÓN

Publicado en COMUNICADOS, HOAC DIOCESANA, HOAC Segorbe Castelló, Precariedad laboral | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Trabajo digno para las empleadas del hogar

El miércoles 28 de abril la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), movimiento de trabajadores y trabajadoras cristianas, organizamos un encuentro para dialogar sobre la situación de las empleadas del hogar. Son mujeres trabajadoras, muchas de ellas inmigrantes, que sufren frecuentemente una gran precariedad laboral y que no ven reconocidos en la práctica sus derechos laborales y carecen en muchas ocasiones de condiciones dignas de empleo. Realizan un trabajo de cuidados esencial para las personas y para la sociedad, pero no tienen el debido reconocimiento social y una protección adecuada.

La HOAC formamos parte de la Plataforma por los Derechos de las Personas Trabajadoras del Hogar de Castellón y con este encuentro queremos colaborar a que se conozca mejor su situación y, sobre todo, a crecer en el empeño por lograr plenos derechos y condiciones dignas de trabajo para estas trabajadoras.

El empeño por el reconocimiento de la dignidad del trabajo y por el trabajo en condiciones dignas es una tarea de toda la sociedad a la que también estamos llamados la Iglesia y todos los cristianos, pues, como señala repetidamente el papa Francisco:

“Hoy el trabajo está en riesgo. En un mundo donde el trabajo no se considera con la dignidad que tiene y que da. El mundo del trabajo es una prioridad humana. Y, por lo tanto, es una prioridad cristiana”. Porque “toda injusticia que se comete contra una persona que trabaja es un atropello a la dignidad humana. En cambio, la vocación que Dios nos da es muy hermosa: crear, re-crear, trabajar. Pero esto puede hacerse cuando las condiciones son justas y se respeta la dignidad de las personas”.

En el encuentro contaremos con el testimonio de una empleada del hogar, la aportación de una trabajadora de Cáritas y las propuestas que defendemos la HOAC para avanzar hacia un trabajo digno.

El encuentro será el próximo 28 de abril, a las 7 de la tarde, y está abierto a la participación de todas las personas que lo deseen.

Se puede participar online a través de la plataforma Zoom suscribiéndote a través del siguiente enlace:

https://bit.ly/3v8jfuq

Publicado en HOAC DIOCESANA, HOAC Segorbe Castelló, Precariedad laboral | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La experiencia vivida durante este tiempo de pandemia tendría que ayudarnos a descubrir que hemos de cambiar en nuestra forma de pensar y actuar en nuestras relaciones sociales. Resulta evidente que vivimos un tiempo de encrucijada. Hoy no está claro qué camino tomaremos: si volveremos a los problemas de siempre o se producirán cambios importantes; si en el mundo del post-COVID-19 habrá más diálogo o quizás más confusión; más muros o más puentes; más individualismo o más servicio generoso; más cultura del descarte o más integración en un nuevo estilo de vida en el que Dios no sea el gran ausente.

PALABRA DE DIOS: Hechos 2, 42-45

Todos se mantenían firmes en las enseñanzas de los apóstoles, compartían lo que tenían y oraban y se reunían para partir el pan.

Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales hechos por medio de los apóstoles. Los que habían creído estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí; vendían sus propiedades, todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA: Fratelli Tutti, 8

He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente. […] Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos! […] Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos. Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos.


ORACIÓN

Dios de toda la creación, Tú quisiste que fuéramos un solo pueblo, gobernado por el amor, la justicia, la libertad y la paz.

Haz caer los muros de desunión para que podamos edificar puentes de entendimiento, armonía y solidaridad.

Que nuestra diversidad racial, cultural, política, étnica e idiomática forme los hilos de una misma tela.

Entretéjenos para ser un mismo cuerpo y espíritu.

Ayúdanos a entender que en estos tiempos de pandemia

estamos todos en la misma lucha

y necesitamos el aliento y la gracia mutua. Amén.

COMPROMISO

¿Soy una persona que construye puentes o levanto muros? Aprovecha estos días para cuidar tu relación con los demás: retomar una relación, acompañar a alguna persona que esté sola, facilitar la relación en algún grupo en el que participas…

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

Este tiempo de enfermedad planetaria nos puede ayudar a establecer una relación más humana con la fragilidad corporal y más fraterna y cristiana con las personas con enfermedades crónicas o con discapacidad. Todos somos dependientes, todos necesitados, todos vulnerables y frágiles. Subrayar lo accidental con el pretexto de “ayudar” y “servir” no es precisamente el mejor camino para construir la fraternidad entre iguales y sin exclusiones.

Recientemente ha dejado este mundo Chico, miembro de la Frater de Brasil, afectado de polio desde los nueve meses. Su vida con discapacidad ha estado dedicada a los demás, compañero y “maestro” de decenas de personas con enfermedad y/o discapacidad. Militante incansable, ha llevado a decenas de países el mensaje liberador del Evangelio. Activista político comprometido por la justicia y la igualdad, ha contribuido significativamente al cambio social y legislativo. ¿Quién podría considerarle “minus” solo por vivir acompañado por la enfermedad y/o la discapacidad?.

Puedes conocerle mejor en https://www.facebook.com/fcdbrasil/

PALABRA DE DIOS: Mateo 9, 18-19. 23-25

Mientras Jesús les estaba hablando, llegó un jefe de los judíos, se arrodilló ante él y le dijo: “Mi hija acaba de morir, pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a la vida”. Jesús se levantó y, acompañado de sus discípulos, se fue con él. […]

Cuando Jesús llegó a casa del jefe de los judíos y vio a los músicos que estaban preparados para el entierro y a la gente que lloraba a gritos, les dijo: “Salid de aquí. La muchacha no está muerta, sino dormida”. La gente se burlaba de Jesús, pero él los hizo ­salir; luego entró, tomó de la mano a la muchacha y ella se levantó. Y por toda aquella región corrió la noticia de lo sucedido.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA: Fratelli Tutti, 98

Muchas personas con discapacidad «sienten que existen sin pertenecer y sin participar». Hay todavía mucho «que les impide tener una ciudadanía plena». El objetivo no es sólo cuidarlos, sino «que participen activamente en la comunidad civil y eclesial. Es un camino exigente y también fatigoso, que contribuirá cada vez más a la formación de conciencias capaces de reconocer a cada individuo como una persona única e irrepetible…

ORACIÓN

Padre bueno y creador,

concédenos que esta pandemia se lleve,

como si de un huracán se tratara,

nuestra prepotencia escondida

y nuestra ambición sin desmedida.

Señor Jesús,

danos la honestidad de sabernos ¡todos!

frágiles y vulnerables,

y dejemos de señalar con el dedo

las limitaciones de los demás.

Espíritu vivificador,

no permitas que la enfermedad nos lleve

a desconfiar de tu amor

ni a considerarnos “menos”

cuando convivimos con ella.

Dios Universal y Misericordioso,

dirige nuestra mirada

hacia lo más profundo de nuestro ser para sentir tu presencia

y haznos más humanos y más hermanos ¡a todos!

Amén

COMPROMISO

Llama por teléfono o acércate una tarde a un Centro de día, una residencia de personas con discapacidad, un domicilio particular, a charlar con alguna persona gravemente enferma o con una discapacidad importante: habla con ella, escúchale, trátale como a una persona cualquiera, como a ti mismo te gustaría ser tratado. Te sorprenderás.

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

Los/las trabajadores/as queremos humanizar nuestro tiempo y nuestra vida. Como Iglesia nos esforzamos por el trabajo digno, el bien común y la justicia social, donde las palabras «libertad» e «igualdad» no sean palabras vacías para la mayoría de nosotros. Y sabemos que ello no será posible si no nos unimos en un gran compromiso de solidaridad, ahora más que nunca.

Las trabajadoras del hogar y del cuidado de las personas desarrollan los trabajos más inestables y precarios. Nos acercamos al testimonio de Antonia, trabajadora interna que se ha quedado sin empleo recientemente debido al COVID. Estaba cuidando a una persona mayor más de un año, y ahora le han despedido. Su trabajo como interna le ocupaba todas las horas del día, seis días a la semana, y le obligaban a realizar todas las tareas domésticas, además de los cuidados y el acompañamiento del mayor. No estaba dada de alta en la Seguridad Social ni tenía contrato, aunque sí dispone de permiso de trabajo; por eso ahora no puede optar a cobrar el paro. Su remuneración como interna era de 650€ al mes.

PALABRA DE DIOS: Eclesiástico34, 20-22

Robar algo a los pobres y ofrecérselo a Dios es como matar un hijo ante los ojos de su padre. […] Quitarle el sustento al prójimo es como matarlo; no dar al obrero su salario es quitarle la vida.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA: Fratelli Tutti, 162

El gran tema es el trabajo. Lo verdaderamente popular (…) es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades (…) Por más que cambien los mecanismos de producción, la política no puede renunciar al objetivo de lograr que la organización de una sociedad asegure a cada persona alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo. Porque “no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo”.

ORACIÓN

Señor, tú que has sido un trabajador como nosotros:

ayúdame a encontrar el sentido de mi trabajo,

a humanizarlo y hacerlo fuente de vida y amor.

Perdona a los que esclavizan y oprimen;

da ánimos a los que ya no pueden más.

Fortalece la lucha y la solidaridad

de los que se esfuerzan por unas condiciones de trabajo

dignas de la persona humana.

Compadécete de los que sufren, de los que no tienen trabajo,

de los niños y ancianos que tiene que trabajar.

Hoy, Señor, te ofrezco mi trabajo y el de mis compañeros,

todo el trabajo del mundo, como un canto de alabanza a tu gloria,

como el agradecimiento de tus criaturas. Amén.

COMPROMISO

¿Conoces alguna persona que en este tiempo de pandemia se haya quedado sin trabajo o trabaja en condiciones precarias e indignas? Intenta acercarte a estas personas y muéstrales tu cercanía y solidaridad.

También puedes informarte sobre la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» de la diócesis (www.iglesiaporeltrabajodecente.org).

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

¡Cuántos hermanos nuestros sin voz ni derechos entre nosotros! Son los pobres, los emigrantes sin papeles, los sobrantes a quienes se les niega la dignidad der ser personas, porque son pobres, sin posibilidad de reclamar, de protestar, por justos que sean los derechos que defienden. Son los sin casa, los sin salud, los sin trabajo, los tentados de caer en el fatalismo…

Patricia hace dos años que vino de un país de América Latina. Vive con una prima que reside en nuestro país desde hace unos años. Hasta que no consiga el permiso de residencia, se ve obligada a trabajar en la economía sumergida, porque de alguna forma tiene que subsistir. Su única opción en estos momentos es trabajar como interna y aceptando el dinero que le quieran pagar, sin contrato y sin derechos.

PALABRA DE DIOS: Deuteronomio 24, 17-22

No defraudarás el derecho del emigrante y del huérfano ni tomarás en prenda las ropas de la viuda (…) Cuando siegues la mies de tu campo y olvides en el suelo una gavilla, no vuelvas a recogerla, déjasela al emigrante, al huérfano y a la viuda (…) Cuando varees tu olivar, no repases las ramas; déjasela al emigrante, al huérfano y a la viuda (…) Cuando vendimies tu viña, no rebusques los racimos; déjaselos al emigrante, al huérfano y a la viuda (…)

MAGISTERIO DE LA IGLESIA: Evangelii Gaudium, 187

Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumento de Dios para la liberación y la promoción de los pobres (…) Escuchar el clamor del pobre (…) Hacer oídos sordos a este clamor, cuando nosotros somos los instrumentos de Dios para escuchar al pobre, nos sitúa fuera de la voluntad del Padre y de su proyecto.

ORACIÓN

Te damos gracias, Padre, por la solidaridad de Jesús

con los pobres y descartados de todos los tiempos.

Padre, te bendecimos por la solidaridad de tantas personas

de buena voluntad: vecinos, desconocidos, cristianos…

Gracias, Padre, porque nos llamas a incorporarnos activamente

a la gran aventura inaugurada por tu Hijo Jesús.

Tú nos convocas cada domingo en alegre eucaristía,

en asamblea festiva, a renovar nuestros

compromisos de solidaridad, como Jesús,

con Jesús, en la familia, en el equipo,

en la iglesia, en nuestro pueblo…

¡Padre, enséñanos a mantener vivo y alegre nuestro compromiso con los pobres!

COMPROMISO

¿Has pensado alguna vez en implicarte en la tareas de Caritas? Comparte parte de tus bienes y/o tu tiempo con los más necesitados colaborando con alguna organización que conozcas.

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

Las personas mayores son el grupo de mayor riesgo frente al avance del coronavirus, presentando la tasa más elevada de afectación en diversos países. La soledad, la poca movilidad por los confinamientos y el aislamiento han ido agravando su situación.

Se ha llegado a decir: “los mayores son los que mueren”, como si sus vidas no importaran tanto. Se ha dado cierto abandono, sobre todo en las residencias, uno de los mayores focos de mortalidad. Pero no debe ser así, ya que las personas mayores son miembros de nuestras familias, son nuestros cuidadores, trabajadores y vecinos. No podemos dejar a nadie atrás. Las personas mayores han hecho mucho para que podamos disfrutar de una sociedad construida con esfuerzo. Seamos agradecidos.

Es verdad que se han dado muchos gestos de cercanía y solidaridad hacia las personas mayores: facilitar videoconferencias, jóvenes llamando por teléfono, comprando comida y medicinas a vecinos mayores, cartas anónimas…

PALABRA DE DIOS: Sabiduría 4,8-9; Eclesiástico 8,9

Una vejez venerable no son los muchos días, ni se mide por el número de años, pues las canas del hombre son la prudencia y la edad avanzada, una vida intachable.

No desprecies los discursos de los ancianos, que también ellos aprendieron de sus padres; porque de ellos aprenderás inteligencia y a responder cuando sea necesario.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA: Fratelli Tutti, 19

La falta de hijos, que provoca un envejecimiento de las poblaciones, junto con el abandono de los ancianos a una dolorosa soledad, es un modo sutil de expresar que todo termina con nosotros, que sólo cuentan nuestros intereses individuales. Así, «objeto de descarte no es sólo el alimento o los bienes superfluos, sino con frecuencia los mismos seres humanos». Vimos lo que sucedió con las personas mayores en algunos lugares del mundo a causa del coronavirus. No tenían que morir así. Pero en realidad algo semejante ya había ocurrido a causa de olas de calor y en otras circunstancias: cruelmente descartados. No advertimos que aislar a los ancianos y abandonarlos a cargo de otros sin un adecuado y cercano acompañamiento de la familia, mutila y empobrece a la misma familia. Además, termina privando a los jóvenes de ese necesario contacto con sus raíces y con una sabiduría que la juventud por sí sola no puede alcanzar.

ORACIÓN

Señor, que por tu gran amor otorgaste a San Joaquín y a Santa Ana la gracia de engendrar a la Santísima Virgen.

Te pedimos por su intercesión que bendigas a todos los abuelos, especialmente a los que pasan grandes necesidades.

Te pedimos que su sabiduría alcance a las nuevas generaciones y sea fundamento para sus proyectos de vida.

Te pedimos que sean comprendidos en sus debilidades, asistidos en sus necesidades y respetados por sus familias y la Sociedad.

Rodéalos de amparo y calor humano en su diario vivir para que puedan mantener un ánimo bien dispuesto, abierto y feliz.

Te pedimos Jesús, que los abuelos puedan introducir a sus seres queridos en el mundo de la fe. Amén

COMPROMISO

Me planteo realizar algún gesto de acercamiento durante la semana a alguna persona mayor de la familia o cercana (visita, llamada…).

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

5 VIERNES SOLIDARIOS

Un año más, la Coordinadora de Movimientos de Acción Católica os invitamos a vivir los viernes de Cuaresma como una experiencia de profundo y sincero encuentro con Jesucristo y con los hermanos.

La Cuaresma es un tiempo especial para los cristianos, nos ayuda a salir de las rutinas para dejar que Dios nos transforme. Se trata de intensificar nuestra identidad cristiana y nuestra misión evangelizadora en medio de esta pandemia, sintiendo, pensando y viviendo como Cristo vivió.

Es propio de la Cuaresma vivir el ayuno, la oración y la limosna. El ayuno y la abstinencia de los viernes de Cuaresma son gestos que nos ayudan a identificarnos con el sufrimiento y la muerte de Cristo.

La oración es nuestro mejor instrumento para sentirnos unidos a Cristo, presente en los que más sufren: “todo lo que hagáis por uno de estos más pequeños, por mí lo hacéis(Mt 25). Orar juntos, vivir estos viernes solidarios en grupo, en nuestras parroquias, movimientos y asociaciones, nos ayudará a despertar nuestra conciencia y vivir como verdaderos discípulos del Señor.

PROPUESTAS

1. Las situaciones concretas que proponemos para la reflexión en esta Cuaresma 2021, son estas:

PERSONAS MAYORES Y PANDEMIA (1er viernes – 26 de febrero 2021): Oremos/reflexionemos sobre la situación de las personas mayores en la pandemia, que son el colectivo más vulnerable: soledad, aislamiento, mortalidad…

POBRES Y PANDEMIA (2º viernes – 5 de marzo 2021): Oremos/reflexionemos sobre la situación de los pobres en la pandemia. Su situación se ha visto agravada y más familias se han visto abocadas a la pobreza.

TRABAJO Y PANDEMIA (3er viernes – 12 de marzo 2021): Oremos/reflexionemos sobre el trabajo en la pandemia. Pérdida de puestos de trabajo, ERTEs, mayor precariedad… Muchos trabajos mal remunerados y poco valorados han sido imprescindibles en esta situación.

FRAGILIDAD HUMANA Y PANDEMIA (4º viernes – 19 de marzo 2021): Oremos/reflexionemos sobre la fragilidad corporal y espiritual que en esta pandemia nos ha tocado a todos. Esto nos debe ayudar a establecer una relación más humana y fraterna con las personas con enfermedades crónicas o con discapacidad, a mirar más a Dios.

RELACIONES SOCIALES Y PANDEMIA (5º viernes – 26 de marzo 2021): Oremos/reflexionemos sobre las relaciones sociales que la pandemia ha cortado y limitado con fuerza. Tendremos que ser imaginativos para recuperar nuestras relaciones y cuidarlas.

2. Gesto solidario. Para vivir esta Cuaresma más unidos a Cristo y más identificados con los colectivos más vulnerables ante la pandemia, os proponemos:

AYUNO: Es decir, alimentarnos estos 5 viernes sin superar los 3€ por persona.

LIMOSNA: Compartir, al menos, el ahorro que nos supondrá alimentarnos de forma austera y gastando lo mínimo. La cantidad que consideremos cada uno, la destinaremos a causas solidarias relacionadas con las situaciones concretas sobre las que hemos orado y reflexionado.

ORACIÓN: Os invitamos, también a orar en presencia del Señor y pedir la gracia de alejar de nosotros algunas actitudes que dificultan la cercanía y acompañamiento de personas y colectivos vulnerables ante esta pandemia y para avivar nuestra Esperanza.

RECONCILIACIÓN: Aceptemos la invitación a dejarnos reconciliar con Dios, para convertirnos en nuevas criaturas y poder irradiar su misericordia en medio de los hermanos, en medio de la gente.

Ayunar, compartir y orar para transformar. Os invitamos a realizar obras de misericordia, compromisos solidarios, que sean pequeños gestos, signos pascuales en medio del sufrimiento que nos está produciendo esta pandemia.

El gesto solidario que os proponemos consiste en alimentarse, durante 5 viernes, como se alimentan durante todo el año millones de hermanas y hermanos nuestros. Es esta una manera de:

  • Expresar de modo significativo nuestro deseo de acercarnos a ellos, de tenerles más presentes en nuestra memoria y en nuestra vida.
  • Experimentar de modo concreto lo que significa la necesidad de lo más básico.
  • Ejercitar nuestra capacidad de renunciar a lo superfluo.
  • Dar un paso pequeño, pero real, hacia la conversión personal y comunitaria al Evangelio de Cristo.
  • Realizar gestos de cercanía, acogida, acompañamiento y solidaridad a personas a las que la pandemia ha golpeado más duramente.

La oración y el gesto solidario que os proponemos puede hacerse individualmente, en grupo, en la parroquia, en la eucaristía dominical… Las aportaciones económicas las podemos hacer a través de Cáritas, Manos Unidas, Pastoral penitenciaria o alguna otra institución solidaria que conozcamos.

Es verdad que una tragedia global como la pandemia de Covid-19 despertó durante un tiempo la consciencia de ser una comunidad mundial que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos. Recordamos que nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos. Por eso dije que «la tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. […] Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa bendita pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos»” Fratelli Tutti, 32, Papa Francisco.

Precisamente en esta situación de crisis sanitaria, con sus graves consecuencias económicas, laborales, sociales y políticas, nos apremia el amor de Cristo que nos llama a evangelizar. Hoy como ayer, el Señor Jesús nos envía a anunciar, celebrar, vivir y testimoniar con alegría y esperanza la Buena Noticia del amor de Dios, y con mayor compromiso, si cabe, en estos momentos de especial dificultad. Esta misión es lo que nos identifica como cristianos, como parroquias y comunidades cristianas, y como Iglesia diocesana”. Obispo Casimiro López, Plan Pastoral Diocesano, 2020-21,

Promueve esta iniciativa la Coordinadora de Movimientos de Acción Católica de la Diócesis Segorbe-Castellón.

Publicado el por hoacsegorbecastello | Deja un comentario

75º Aniversario de la HOAC

TENDIENDO PUENTES, DERRIBANDO MUROS

Este año 2021 se cumplen 75 años de la existencia de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Son 75 años de un movimiento de trabajadores y trabajadoras cristianos, de encuentro entre la Iglesia y el mundo obrero, de empeño en hacer presente entre los trabajadores y trabajadoras el Evangelio de Jesucristo.

La HOAC queremos dar gracias por esta ya larga historia. Dar gracias por haber descubierto a Jesucristo y su proyecto de fraternidad en medio de la realidad del mundo obrero y del trabajo. Gracias, sobre todo, por su amor a cada persona del mundo obrero y del trabajo. Gracias por la entrega y generosidad de tantos y tantas militantes de la HOAC que han colaborado a la justicia, la dignidad y la esperanza en el mundo del trabajo.

Gracias al mundo obrero y sus organizaciones, por tantas luchas por la justicia y la dignidad. Por lo mucho que nos han aportado en nuestras vidas y en la misma manera de vivir el Evangelio de Jesús. Gracias a la Iglesia, por habernos presentado a Jesucristo y enviarnos a compartir esa experiencia en el mundo obrero y del trabajo.

Queremos responder agradecidos con nuestras vidas, continuando en el empeño de ser hoy Iglesia en el mundo obrero y mundo obrero en la Iglesia, una comunidad eclesial al servicio de los trabajadores y trabajadoras.

Queremos poner, ahora más que nunca, la dignidad de las personas y las necesidades y derechos de los empobrecidos del mundo obrero y del trabajo en el centro de nuestras vidas. Para la HOAC, por fidelidad a Jesucristo, el centro siempre ha sido la dignidad de cada persona y de todas las personas, la dignidad de los trabajadores y trabajadoras y de su trabajo. Una dignidad que reclama justicia y fraternidad para que sea posible la vida en condiciones dignas para todas las personas y familias del mundo obrero y del trabajo.

Queremos colaborar como Iglesia, por fidelidad a Jesucristo, crezcamos en el servicio a los empobrecidos y en la defensa de la dignidad del trabajo y del trabajo digno, esencial para combatir la pobreza, para la realización de nuestra humanidad y la construcción de una sociedad justa. Esta tarea de todos es, también, una tarea propiamente eclesial. Como ha planteado siempre la Doctrina Social de la Iglesia y nos recuerda insistentemente el papa Francisco:

Hoy el trabajo está en riesgo. En un mundo donde el trabajo no se considera con la dignidad que tiene y que da. El mundo del trabajo es una prioridad humana y, por tanto, una prioridad cristiana”.

En fidelidad a nuestra misión de proponer el proyecto de fraternidad de Jesucristo en el mundo obrero y del trabajo, continuando con esa historia de 75 años de encuentro entre la Iglesia y el mundo obrero, queremos hoy prestar especial atención a:

Derribar los muros que levanta un sistema económico y social basado en la idolatría del dinero, que pone la rentabilidad por encima de las personas y provoca así la negación de la dignidad del trabajo, injusticia, empobrecimiento, descarte de personas, individualismo, indiferencia ante el sufrimiento de los pobres, destrucción del planeta…

Tender puentes, empeñándonos en transformar en profundidad este sistema económico y social para volver a llevar la dignidad humana al centro y desde ella construir una sociedad más justa.

Caminando junto a las personas del mundo obrero y del trabajo empobrecidas, precarizadas, paradas, vulnerables, excluidas… Pues solo desde ellas y con ellas es posible transformar la realidad en un sentido humano.

Promoviendo prácticas de solidaridad y fraternidad en el seno del mundo obrero y del trabajo.

Poniendo una atención particular en el cuidado de las personas y del planeta: cuidar de la casa común y de la familia humana que la habitamos, como dos exigencias de justicia inseparables.

Impulsando la fraternidad: somos una familia humana en la que todas las personas tenemos la misma dignidad de hijas de Dios y tenemos por ello los mismos derechos que necesitamos reconocer y hacer efectivos, sin excluir a nadie.

Comisión Diocesana de la HOAC de Segorbe-Castellón

Publicado en COMUNICADOS, HOAC DIOCESANA, HOAC Segorbe Castelló, Uncategorized | Etiquetado , | 1 Comentario

MANIFIESTO DE LA INICIATIVA IGLESIA POR EL TRABAJO DECENTE 2021

Ahora más que nunca Trabajo Decente

Por séptimo año consecutivo, las organizaciones que integramos la Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) celebramos y reivindicamos el trabajo como derecho y medio para desarrollarnos, crear y realizarnos como personas en esta Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

El 9 de mayo de 2021 se puso fin al estado de alarma establecido en España el 14 de marzo de 2020 a causa de la COVID19. En plena pandemia hemos sido testigos e incluso sufrido (en primera persona o a través de familiares, amistades, etc.) la precariedad en el mundo del trabajo: personal de limpieza y sanitario sin Equipos de Protección Individual; las condiciones laborales y falta de medidas de prevención en riesgos para la salud de las trabajadoras de hogar; personas teletrabajando sin disponer de medios tecnológicos y dispositivos por parte de la empresa; trabajadores y trabajadoras que, a pesar de estar en ERTE se han visto obligados a teletrabajar desde casa; horas extras realizadas, además de otras precariedades laborales (hostelería, economía sumergida, falsos autónomos, contratos en prácticas, etc.) que precisamente por esa precarización no han podido acceder a ERTE o cualquier tipo de escudo social. Por otro lado, si hablamos de acceso al trabajo, el modelo de relaciones laborales actual no asegura acceder a un trabajo decente que permita atender necesidades básicas como llegar a fin de mes, conciliar la vida laboral y familiar, el acceso a la vivienda, la seguridad y salud laboral, la participación social, etc; hecho que afecta especialmente a jóvenes y mujeres, víctimas de una de las mayores tasas de desempleo, trabajos peor remunerados y elevada rotación, entre otros.

“Al ser jóvenes se llega a la conclusión de que nos podemos conformar con cualquier cosa/condición con el fin de poder ganar experiencia. Con esto me refiero a trabajar horas extra o realizar cierres con mucha más frecuencia de la acordada» (Rita, 20 años).

«Lo que más frustra y te hace sentir inseguridad es que te pidan experiencia pero no te den la posibilidad de conseguir esa experiencia, rechazándote desde el principio por ser joven». (Carmen, 23 años).

La nueva “normalidad” no puede ser la precariedad que venimos sufriendo desde antes de la pandemia. El trabajo es expresión de amor, de entrega, nuestra contribución singular y única a la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, sin explotación ni opresión de ningún tipo; es nuestra apuesta por crear comunidad para conseguir que esté a la altura de la persona y su dignidad. Hoy en día, persisten en el funcionamiento de la sociedad muchas formas de injusticia en el mundo, alimentadas por un modelo económico basado en el beneficio, que no duda en explotar y descartar a la persona; ante estas situaciones precisamos desarrollar una moral colectiva en la que defender el trabajo como expresión de la dignidad humana frente al individualismo y comodidad; medios y herramientas para conocer nuestros derechos laborales. Por eso, en esta Jornada Mundial por el Trabajo Decente, desde ITD reivindicamos:

  • Que el Estado ponga todas las herramientas y medios humanos necesarios para asegurar el cumplimiento de la normativa sobre las condiciones de trabajo y prevención de riesgos laborales. Haciendo hincapié en las condiciones infrahumanas en las que siguen viviendo muchas personas trabajadoras temporeras en asentamientos de zonas hortofrutícolas.
  • Asegurar un empleo de calidad en los sectores privado y público; disminuyendo la contratación temporal y parcial e impulsando la contratación indefinida y la jornada completa.
  • Medidas de orientación y formación, no solo para personas desempleadas, sino accesibles a todas las
    personas trabajadoras, especialmente para aquéllas que sufren subempleo y precariedad en el empleo.
  • La subida del Salario Mínimo, para que se ajuste a las necesidades vitales de la sociedad actual, y que
    familias sin ingresos tengan una defensa real y la posibilidad de salir adelante; con especial atención a
    los posibles perceptores del IMV que no pueden acceder a esa cobertura a causa de las trabas administrativas.
  • Modificar el Reglamento de Extranjería para evitar la caída en situación de irregularidad sobrevenida de las personas migrantes.

“En una sociedad realmente desarrollada el trabajo es una dimensión irrenunciable de la vida social, ya que no sólo es un modo de ganarse el pan, sino también un cauce para el crecimiento personal, para establecer relaciones sanas, para expresarse a sí mismo, para compartir dones, para sentirse corresponsable en el perfeccionamiento del mundo, y en definitiva para vivir como pueblo”. (Fratelli Tutti 162) Como movimientos de Iglesia trabajamos en equipo con el fin de visibilizar el derecho del trabajo decente; que sea una realidad real en la vida de las personas y respete nuestra casa común. Os animamos a participar en los actos reivindicativos y celebrativos en todas las plazas y parroquias de
las diócesis, en su organización y difusión.

Publicado en COMUNICADOS, ITD, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario